Lo ultimo en Ticoblogger

miércoles, 15 de junio de 2011

dosis apropiadas


Seria bueno que el crédito le llegara a quienes se lo merecen, a los que se sudan día a día tratando de hacer las cosas mejor, los que sacrificaron su tiempo libre sin quejarse y cargan el peso sin arrugar la cara, a los que no les dan mayor opción que hacerlo y aun así no pierden el tiempo envidiando. Los anónimos que se joden la espalda recibiendo ordenes desde un escritorio infranqueable en donde habita un ser que pudo tener la habilidad de sumar bien los números y montar un buen equipo de trabajo pero carece de la inteligencia para entender que son seres humanos.


Esos jefes que aman posar sonrientes para la foto publicitaria, adictos a los apretones de manos y palmaditas en la espalda que carecen de la humildad necesaria para compartir el crédito en vez de pretender que sus dos manos, peinadito de salón y traje de 5 salarios mínimos fueron los únicos artífices.


El jefe que piensa que no hay tiempo o que no vale la pena llegar temprano para agradecer uno a uno de sus colaboradores su desempeño con la excusa de estar muy ocupado o que es innecesario contarle a su fuerza laboral como su contribución hace que el éxito sea realidad.


La fuerza o debilidad de una empresa no reside en los nombres de la nomina si no en lo que esa personas son capaces de alcanzar si son guiados y motivados -


Quien recibe el premio y lo levanta en sus manos debería tener presente que lo hace en nombre de su equipo.


Sonara inocente, utópico y hasta trosko pero si cada uno de nosotros recibiera de cuando en cuando ese reconocimiento podríamos generar un estimulo hacia un mundo mas justo, productivo economicamente hablando pero humanista.


Proponerse que hayan menos actores secundarios y mas protagonistas - No quiero decir que la felicidad resida en el reconocimiento público - alimento para el ego - pero con el reconocimiento en dosis apropiadas tal vez descubriríamos una sociedad mas proactiva.


foto:terry bradley© http://www.terrybradley.com