Lo ultimo en Ticoblogger

lunes, 20 de junio de 2011

gen animal

Los hombres guardamos dentro de nosotros, en un lugar escondido, un pequeño gen animal que cuando se activa es capaz de infestar a cada célula como un virus hasta llegar a dominarnos, volvernos bestias de colmillos afilados. Un punto diminuto, inamovible, inextirpable, como un cáncer que nos arroja a la calle aullando en furia con el hocico lleno de espuma.


Como todas las bestias que salen por la noche en la ciudad dejamos de ser nosotros mismos. Adictos a la sangre y la auto destrucción. De niños arrojábamos piedras a los ventanales. de grandes nos arrojamos a nosotros mismos.


Como en película de terror la transformación sucede cuando estamos solos - nos restringimos a un rincón oscuro como buscando protección - rápida por que la mente alimenta a la bestia, nos traiciona y acelera el proceso de perdida de control; silencio externo, tormenta interna. Los ojos saltan una, dos o tres órbitas y sucede.


En la calle la bestia no puede ser liberada sola, debe salir en manada pues entre hombres reconocemos su poder, lo respetamos y a pesar de sentirnos tentados de seguir el mismo camino, debemos ser los protectores del que busca destruirse contra el mundo o al menos hacerle una gran rabieta.


El guarito, los abrazos, las habladas poéticas, las llamadas a las 3 de la mañana, lamentos y los nombres de mujer son parte del menú permanente, como el arroz con carne en la Flota, si faltan mejor cerrar el chinamo!


El gen es como el cáncer - no se lleva con orgullo, difícil de contener y mas de controlar. Un sexto sentido como el de las mujeres pero en nuestro caso anula a los otros cinco así como la parte racional del cerebro.


Y todo por las brujas el detonante y la dinamita, esas a las que les negamos su existencia, luchamos por esconderlo por que no nos gusta que nos pongan en evidencia - que nos vean con ojos de madre regañando al niño malcriado y rabioso.


Podrían tratar de entender que en nuestra lógica irracional, en lo profundo de nuestra conducta primitiva estamos infectados por lo que no podemos soportar que se deje libre a un monstruo para regañarlo luego por haber destruido la villa.


En el mejor de los casos en medio de lo ridículo respiramos la indignación y si tenemos suerte encontramos el camino al ego y eventualmente al amor propio.... O no - y si esto no sucede es recomendable que cierren el facebook, apaguen el teléfono, despiten a las amistades en común así como la bendita ex suegra!


foto:www.istockphoto.com