Lo ultimo en Ticoblogger

domingo, 2 de octubre de 2011

Sacudalo pero sin pedirla a gritos.






No me quejo de la mujer que hace saber abierta y públicamente su estado de cachondes y necesidad de cariño - es como tener un kit de emergencia, revuelqueme en caso de emergencia. A todos nos ha pasado que nos despertamos un día cualquiera con una necesidad sabrosa de que lo cariñeen y chineen sin tanto protocolo. 

Al sexo hay que tomarlo en serio pero a la vez hay ocasiones en las que no aplican restricciones. Y aunque el después seguramente resulte en un dolor de cabeza y potencial perdida de amistad todos tenemos desearíamos que esa amiga se ponga sincera y descarte todos los requisitos y papeleo.

Todo bonito sin embargo lo que si me parece bastante absurdo y hasta patético son esas nenas que caen en el histerismo de llamar la atención. Las que con tal de ser el centro de atención caen en técnicas de manipulación baratas tirando piedritas muy directas pero a la vez no esperan que estas hagan "sapitas"...

Esas güilas que les gusta microondear a todo mae que tengan alrededor, que su droga es la atención mal intencionada que pueda generar a su alrededor. No tienen el mínimo interés en conocer a alguien pero aun así la piden a gritos. Legítima calienta huevos.

Me parece una técnica muy barata e innecesaria. Creo en la igualdad, apoyo que la mujer disfrute de su sexualidad y sea dueña de la misma pero siendo el papel tradicional del hombre el ser cazador no hay necesidad de alborotar al panal y luego salir corriendo. Más si la única intención detrás de ello es sentirse importante como si el tener 12 maes cachondos que se cogerían la escoba de la casa sea razón de mérito.

A mí me gusta la mujer segura de sí misma, que si desea algo lo pide sin miedo pero que a la vez sea elegante y digna, que no necesite recursos baratos para pompear el ego. Que sea tan segura de sí misma sin necesitar le hagan rueda mientras baila pelando la nalguita o enseñando el hilo.

Es tan patético como admirar a un mae por su carro o por la cantidad de cualquieras que ha levanto de la calle y encamado. Que alguien sea el alma de la fiesta por que toma mucho guaro y luego invita.

No pretendo jugar de puritano pero ese tipo de chavalas histéricas no se pueden tomar en serio y en el fondo tienen una carencia que nada ni nadie podrá satisfacer.


foto www.istockphoto.com